Qué es una página web, un sitio web, un blog, y por qué tu negocio debería tenerlos

Captura de pantalla 2013-04-08 a la(s) 14.57.17

Por  vía Whatsnew.com

Aunque muchos ya son expertos en el tema gracias a que gastan muchas horas de su diaria rutina a estar conectados a la red, hay también muchos usuarios que por sus apretadas agendas, por ejemplo, no pueden disponer del tiempo suficiente para informarse por completo sobre las muchas bondades que la web (traducción al inglés de la palabra “red”) tiene para ofrecer a todo el que desee aprovecharlas.

A ese último grupo de usuarios por ahora inexpertos -nada de “dummies” u otros despectivos adjetivos- va dedicado este artículo. Repasaremos algunos conceptos básicos sobre el funcionamiento de las páginas web, los sitios web y los blogs, las útiles relaciones que tienen estos con el sector de los negocios y otros temas de interés para empezar desde ya a pensar en crear tu propio sitio web.

¿Qué es una página web?

Imagina un clásico documento de texto hecho con Microsoft Word pero que además de texto e imágenes permita incluir fondos, videos, formularios, enlaces, animaciones, juegos, fotografías en su tamaño original, mapas, comentarios, música, etc. Ahora bien, ¿qué tal si ese documento estuviese disponible para todo el mundo y su acceso se facilitara con sólo entrar desde un buscador como Google.com? Eso es una página web, un documento con infinitas posibilidades de edición al que cualquiera puede conectarse desde su navegador de Internet (Internet Explorer, Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari, etc.) con sólo teclear un par de palabras y dar un clic desde los resultados de Google.

pagina web navegador

Las páginas web se crean a través de código con un idioma especializado y mundialmente reconocido llamado HTML el cual permite controlar cada uno de los ítems multimedia arriba mencionados, desde la distribución de los elementos dentro de la página, los colores, el tipo de letra y el tamaño de cada sección, hasta cada una de las funciones de la página (botones y demás). La gran tarea del navegador es leer ese código, ejecutarlo y presentarlo de una agradable forma gráfica.

¿Qué es un sitio web?

Es un conjunto de páginas web con una determinada estructura que hace posible una sencilla navegación entre ellas. En el caso de un sitio web para un negocio podría tenerse una página con los datos de contacto (incluyendo un mapa), una página con fotos de las instalaciones y los empleados, una página con un video promocional de la marca, una página para cada uno de los productos y servicios ofrecidos y finalmente un página principal como índice para llegar con pocos clics a cada una de las anteriores. Sólo es un ejemplo, las posibilidades son infinitas.

¿Qué es un blog?

Es un sitio web que se actualiza periódicamente con nuevos artículos como si se tratara de un diario o una revista física, cada artículo en una nueva página y con un orden cronológico de fácil identificación que permite llegar a cada uno fácilmente. La mayoría de blogs de las grandes empresas son utilizados para publicar promociones, notas de prensa, cambios en el negocio, resultados, convocatorias, concursos, etc. Algo interesante de los blogs es que es posible suscribirse a ellos fácilmente para recibir notificaciones por ejemplo a través del correo electrónico, así que piensa en la utilidad de tener conectados e informados diariamente a tus clientes.

seo-adsense-03

¿Por qué tu negocio debería tenerlos?

Independientemente del tamaño del negocio los beneficios de tener un sitio web y un blog son muy claros, como muestra, una decena de razones:

Cualquiera puede tenerlos:
Si sabes hacer un documento en Word o en una suite ofimática, estás más que preparado para entender y tratar con páginas, sitios web y blogs. El tamaño de la empresa tampoco es algo tan relevante pues los recursos técnicos que se necesitan para mantenerlos se adaptan a las condiciones de cada usuario, y gracias a la escalabilidad de la mayoría de herramientas y personas que ofrecen sus servicios para la creación de webs, se puede disponer en muchos casos de la misma tecnología y avances de la competencia sea grande o pequeña.

Nuevos clientes, nuevos mercados objetivos:
Es el más claro beneficio pues al estar en la red muchas barreras, empezando las geográficas, desaparecen. Muchos potenciales clientes que ni siquiera habían escuchado sobre tu marca, ahora podrán hacer parte de la familia de clientes de tu negocio. Restará escoger las mejores estrategias para aprovechar al máximo esos nuevos clientes y mercados objetivos.

Mejores relaciones con los clientes y trabajadores:
La ventaja de estar en la web es que la herramientas de comunicación se multiplican y se hacen más estrechas las relaciones con los clientes, algo que crea cierta confianza y seguridad. Se puede aprovechar el sitio web también para disponer de un espacio privado para que los empleados, de forma anónima, compartan sus comentarios sobre el negocio incentivando así la confianza interna.

Crecimiento de la marca a través de recomendaciones:
Nada mejor que una recomendación de un cliente satisfecho, y nada mejor que un sitio web que fomente las buenas recomendaciones a través de una buena atención en todo el proceso de transacción, desde el momento en que se escucha hablar de la marca hasta luego de que el cliente reciba y evalúe el servicio recibido.

Catálogos disponibles incluso a nivel internacional:
Lleva un poco más de trabajo y recursos, pero si es posible poner a disposición del público el catálogo completo de productos y servicios a modo de tienda virtual, combinado con una fiable plataforma de pagos online el proceso de pedidos nunca habrá sido más sencillo.

Datos de contacto más fáciles de encontrar:
Unas buenas fotos, un mapa de Google Maps, algunos teléfonos de contacto y un email forman la combinación perfecta para atrapar a los clientes, solución mucho más eficaz que salir a repartir volantes a diestra y siniestra pues hasta con sus móviles podrán guiarse hasta el lugar.

Información disponible para usuarios externos, por ejemplo, inversores y proveedores:
Unos buenos estados financieros y una llamativa presentación, además de referencias a una amplia y apegada clientela, pueden ser la llave para conseguir inversores incluso de otras latitudes. Lo mismo para el caso de las posibles ofertas de nuevos proveedores que pueden guiarse por la credibilidad de un elegante y reconocido sitio web.

Eficiencia y ahorro:
Canales como los de la atención al cliente se pueden optimizar, y sin gastar mucho. En general, menores costos y mejor servicio, eficiencia y ahorro hasta para los clientes pues ya ni hará falta viajar hasta las instalaciones del negocio para ponerse en contacto.

Mostrar que se está a la vanguardia:
Así sea intentándolo es claro el mensaje que se está transmitiendo: “el negocio tiene visión, se adapta a la actualidad del mercado y a las nuevas tecnologías.”

Promoverlos también es muy sencillo y barato:
Con una clara estrategia de promoción en redes sociales caracterizada por un buen trato a los seguidores y compartiendo siempre contenido de calidad, es de esperar que la página tome bastante relevancia por sí misma. También se puede optar por sistemas de publicidad en línea (ver más abajo) como el de Google.

¿Por qué tu empresa NO debería tenerlos?

“No por solo estar en la fiesta significa que vas a conseguir pareja”, traducido al mundo web podría verse como “no sólo por crear un sitio web vas a ver un éxito descomunal de un día para otro” pues como es tan sencillo crearlos, la competencia y especialmente la incompetencia, pueden hacerte estrellar y darte un duro golpe con la realidad. La sugerencia es, si pretendes aumentar tu éxito a través de tu sitio web, debes ponerle corazón, esfuerzo, ganas, interés, ingenio, tiempo, tolerancia, tal vez algo de dinero (es importante pero no lo más importante), etc., de lo contrario para qué molestarse en gastar recursos que bien podrían utilizarse en otras sí rentables inversiones.

Otros conceptos importantes para tener en cuenta:

CMS: Son herramientas que permiten crear sitios web y blogs en cuestión de minutos, muchas veces de forma gratuita. Me atrevo a decir que es la mejor alternativa para quienes apenas van empezando con el tema pero quieren algo útil y de calidad ¿Y cuáles son? Bueno, en este enlace puedes ver una decena de opciones (aunque el título dice para blogs, funcionan también para sitios web en general).

Nombre de dominio: No es más que el nombre que identifica al sitio web de tu empresa. Como hay millones de sitios webs y no puede haber nombres repetidos pues el nombre de dominio es un identificador de destino único, como la dirección de tu casa, suelen haber alternativas de terminaciones: .com, .net, .org, .co, .es y decenas más. Estos nombres se alquilan por años a un precio que ronda los 10 dólares, aunque hay excepciones dependiendo de lo cotizados que sean y si están disponibles. Por ejemplo, dominios como autos.com o seguros.com con palabras generales que todo el mundo buscaría en vez de marcas específicas, pueden llegar a valer decenas de miles de dólares.

Hospedaje (hosting): De nuevo, una página web no es más que una carpeta de archivos a la que cualquiera puede acceder desde su navegador, luego haría falta tener un equipo con considerables especificaciones de capacidad de almacenamiento y de transferencia de datos para recibir miles de peticiones de usuarios de diferentes regiones del mundo y a cualquier hora del día. Hay empresas especializadas que prestan estos equipos en forma de servicios de “hospedaje” (hosting, traducido al inglés). Hay opciones gratuitas pero son un poco limitadas, y las de pago inician apróximadamente en 7 dólares mensuales según su capacidad (y se pueden contratar también por varios años). En el caso de WWWhat’snew, RedCoruna.com es la empresa encargada del hospedaje.

Publicidad en línea: Algunos sitios web, especialmente los blogs y al igual que los diarios físicos, suelen buscar rentabilidad prestando determinados espacios físicos en el diseño de sus páginas para que otras compañías puedan ofrecer sus productos y servicios en forma de anuncios gráficos (imágenes, logos, videos, enlaces a promociones, etc.). Hay intermediarios entre los anunciantes y quienes disponen de tales espacios de publicidad, luego sólo tendrías que contactarte con tales intermediarios para que te ofrezcan soluciones acordes a tu presupuesto. La solución más popular en la red es Google AdWords (lo mejor es que te pongas en contacto con ellos vía telefónica).

Mercadeo o marketing digital: Si la razón social de tu empresa es vender y/o comprar productos y servicios, no debes ser ajeno al término del marketing como la selección de estrategias a utilizar para llegar a un mayor número de clientes, de forma eficiente y con un alto nivel de satisfacción. Con los sitios web son muchas las cosas que cambian pues las relaciones son diferentes, así que lo mejor es documentarte antes de lanzarte al ruedo. En WWWhat’s new la especialista en el tema se llama Carolina Velasco y en este enlace puedes ver todos sus artículos y aprender más sobre el tema.

SEO: El orden en el que se organizan los resultados en los buscadores (Google.com, Yahoo.com, Bing.com) no es al azar, depende de ciertos factores como la calidad del sitio web, el diseño, la ortografía, la popularidad en las redes sociales, el número de visitas, las interacciones con los clientes y los enlaces desde otros sitios. Tales factores se pueden optimizar con algo de cuidado y tiempo (tal vez con dinero, pero no es obligatorio), y ese proceso se conoce como el Search Engine Optimization(SEO), conocido en español como optimización para motores de búsqueda.

Diez jóvenes que han convertido sus ideas en negocios millonarios

El último caso que se conoce es el de Nick D’Aloisio, que con 17 años ha vendido la app que creó por 23 millones de euros

Diez jóvenes que han convertido sus ideas en negocios millonarios

«Si no tienes trabajo, invéntatelo». Esta es la filosofía de muchos de los emprendedores que, en tiempos de crisis, deciden introducirse por su cuenta en el mundo empresarial y crear un negocio.

Nunca es fácil, pero el ejemplo del joven británico de 17 años Nick D’Aloisio, que ha vendido a Yahoo! la app que creó cuando tenía 15 años por 30 millones de dólares (alrededor de 23 millones de euros), demuestra nuevamente que todo es posible si se tiene la idea, el genio y la constancia adecuadas.

Pese a que la tasa de paro entre los españoles de entre 16 y 25 años ascendía al 52,14% en el último trimestre de 2012, sólo un 5,8% opta por emprender (datos de 2011), mientras que las matrículas en másteres oficiales aumentaron un 29,5% en 2011.

A continuación presentamos un listado de diez emprendedores que, pese a su insultante juventud, han demostrado cómo las puertas del éxito pueden estar detrás de la valiente decisión de crear una empresa propia:

Pau Garcia-Milá (eyeOS)

A los 17 años fundó eyeOs, negocio que él mismo define como «líder en el mercado del Escritorio en Cloud Computing» y por el que recibió el Premio Impulsa Empresa 2010. Aunque fue expulsado de la facultad por «mal estudiante», asegura que todas las personas con las que trabajaron durante el arranque de su proyecto «tenían carrera» y que «ninguna empresa funciona sin que nadie haya estudiado.»

Una curiosidad: desestimó una oferta para colaborar en un proyecto que hoy en día está valorado en miles de millones de euros. Twitter.

Kevin Systrom y Mike Krieger (Instagram)

Son los fundadores de una de las app más usadas del momento: Instagram. Con 25 y 27 años, Kesin Systrom y Mike Krieger desarrollaron un proyecto que permitiría a sus usuarios hacer fotos, pasarlas por un filtro y compartirlas, de manera gratuita. Recientemente la compañía C & A Licensing ha adquirido los derechos para crear la cámara Socialmatic, que contará con conexión Wi-Fi e imprimirá las fotos al momento.

Mark Zuckerberg (Facebook)

Con tan sólo 19 años creó Facemash, un portal web que fue cerrado por la dirección de la Universidad de Harvard y que le sirvió como base para crear lo que en poco tiempo se convertiría en una de las redes sociales con más usuarios del mundo: Facebook. Su historia saltó a la gran pantalla con The Social Network (2010).

Tomás Diago Esteve (Softonic)

En 1997, este Ingeniero Técnico en Gestión Informática e Ingeniero de Sistemas de la Información creó Softonic, una empresa que surgió como el proyecto de fin de carrera. En la actualidad, Softonic es la web líder en descarga de software en Europa y Latinoamérica y cuenta con cinco sedes situadas en Barcelona, Madrid, San Francisco, Shanghai y Minato-ku, en Japón. En 2010 fue galardonado con el Premio Nacional Joven Empresario.

Drew Houston y Arash Ferdowsi (Dropbox)

A los 28 y los 25 años estos dos alumnos del Massachusetts Institute of Technology se cansaron de enviarse los documentos por correo electrónico y fundaron Dropbox, una web que permite a sus usuarios compartir archivos desde cualquier ordenador de forma gratuita. En la actualidad Dropbox cuenta con más de 100 millones de usuarios.

Chad Hurley (Youtube)

Fundó Youtube, a los 28 años, junto a Steve Chen y Jawed Karim en febrero de 2005. Su éxito fue meteórico logrando más de 50 millones de visitas diarias antes de que terminara el año. Tras recibir importantes inversiones de capital de Time Warner y Sequoia para sostener su impresionante ritmo de crecimiento, en octubre de 2006 los tres socios vendieron a Google la plataforma de vídeos que habían construido de la nada por 1.650 millones de dólares.

Nick D’Aloisio (Summly)

Tiene 17 años y ya pertenece al listado de los millonarios tecnológicos más jóvenes del mundo. D’Aloisio es el fundador de Summly, una app que creó cuando tenía 15 años y reduce el tamaño de las noticias para que sean más fáciles de leer desde la pantalla de un móvil. La ha vendido recientemente a Yahoo! por una suma que podría alcanzar 23 millones de euros.

Pablo Soto (Blubster)

Inició su proyecto tecnológico a los 22 años y consiguió fundar Blubster, Piolet y Manolito, unos programas P2P (peer-to-peer) que facilitan el intercambio de archivos. Se vio involucrado en un proceso judicial después de que las discográficas lo acusaran de lucrarse con las descargas. Tras ser absuelto, Pablo Soto recibió una subvención del gobierno de 1,5 millones de créditos blandos y 138.000 euros de subvención para crear footfind.

David Rusenko (Weebly)

Con menos de 30 años es el cofundador de Weebly, un portal que permite a sus usuarios crear una página web o un blog de manera gratuita. Su negocio empezó como un proyecto universitario, y en la actualidad, cuenta con más de 12 millones de usuarios en todo el mundo.

Brian Wong (Kiip)

Se licenció en marketing a los 18 y dos años después fundó Kiip, una empresa con la que publicita productos a través de videojuegos. Su atractivo proyecto consiguió recaudar para su proyecto un total de cuatro millones de dólares.

Fuente:http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20130401/54369619835/diez-jovenes-negocios-millonarios.html

Un cliente insatisfecho comenta a una media de 10 personas su descontento El cliente sigue siendo el Rey… ¡Tratémosle como se merece!

En una época como la actual marcada por una crisis que no acaba de dejarnos, el cliente, consumidor, usuario o como prefiramos llamarlo, debe ser más que nunca bien atendido porque, según datos de la American Management Association (AMA), ‘un cliente insatisfecho comenta a una media de 10 personas su descontento’. Pero -y aquí lanzo el primero de los interrogantes que merecen una profunda reflexión-, ¿de verdad sabemos qué opinión tienen nuestros clientes de nuestra marca o empresa?
La AMA revela otro dato demoledor: las empresas no reciben ninguna queja del 90% de los clientes que han perdido. Por lo tanto, ¿cómo gestionamos nuestra relación con nuestros clientes? ¿Somos capaces de establecer una conversación con ellos que nos permita identificar qué es lo que realmente necesitan?

El cliente no informa a las empresas de sus experiencias de compra (ni positivas ni negativas) porque tiene la sensación de que éstas van a ser una fuente de molestia adicional y una pérdida de tiempo. Y las excusas más habituales para no quejarse, felicitar, sugerir o preguntar a la empresa son del tipo:

    • De todos modos, nadie me hubiera hecho caso…
    • No sabía a quién quejarme ni dónde quejarme
    • Habría tenido que esperar mucho tiempo antes de obtener una respuesta
    • El Departamento de Atención al Cliente tiene un horario muy limitado
    • No estaba muy seguro de cómo hablar de la situación

¿Crees que muchos de tus clientes se pueden sentir así con tu empresa? ¿Qué haces para fomentar esa conversación con el cliente? Si 5 de cada 6 clientes dejan de serlo por considerar que el personal es apático o poco servicial, ha llegado el momento de entronizar al cliente y que sea él el centro de todas nuestras acciones.

Invítale a conversar
Un claro objetivo es conseguir que sean más los clientes que nos comunican sus experiencias de compra porque sus opiniones serán, sin duda, vitales para poder ofrecerles un mejor servicio, fidelizarles y que se conviertan en los mejores embajadores de nuestra empresa. Unos consejos útiles para que el cliente se sienta como un Rey:

    • Cuantos más canales de comunicación le brindes, mejor. Que la sección ‘Contacta con nosotros’ salga del escondite y ocupe un lugar primordial en tu web permitiendo que te pueda enviar sus comentarios de una forma fácil y rápida; déjale escribir en tu muro de Facebook; crea -si aún no la tienes- una cuenta en Twitter y conversa con tus clientes…
    • Que la conversación sea bidireccional. No hay nada más frustrante para un cliente que no ser escuchado. Dale respuesta a sus opiniones en el menor tiempo posible. En tu relación con el cliente, ¡el tiempo es mucho más que oro!
    • Pregúntale. Pídele su opinión sobre tus productos y servicios a través de encuestas y las redes sociales. Gestiona debidamente el feedback de tus clientes, sacando conclusiones y tomando decisiones.
    • Es de bien nacido: Hay que hacer caso al viejo refrán: dale las gracias una y mil veces a tu cliente. Sin él, no eres nada.
 Fuente:puromarketing.com